Disco solar con algunas manchas solares. Crédito: National Solar Observatory